¿Deberían las Secret Wars quedarse secretas?

Habrá quien muy acertadamente me regañe ya que parece descabellado que tras haberme visto incapaz de poder mantener vivos y actualizados dos blogs, me haya lanzado a crear un tercero. Si alguno de ellos se volviese viral y recibiera miles de visitas diarias, consideraría quedarme con uno, pero mientras no suceda, seguiré escribiendo de lo que se me dé la gana. En es caso, todo lo que tenga que ver con comics se queda en Written in Marvel (al menos que haya un crossover).

Pues hace un par de meses, finalizando marzo que publiqué mi última entry sobre la primera aparición del guasón; en aquel momento decidí que mi siguiente misión sería leer el arco de 1984 de Marvel Comics Secret Wars, anticipando el lanzamiento de la tercera Secret Wars que amenazaba con crear un reboot al estilo Infinite Crisis en el Universo Marvel. Hasta donde mi limitado conocimiento de la actualidad del comic recae, todo eso ya terminó, y ya que todo ese asunto resulta tan enrevesado, pensé que leer la Secret War original me ayudaría a tener un mejor contexto antes de entrarle al arco actual.

“Seguro que esto venderá muchos juguetes”. Dato no importante: mi única figura de Marvel fue un Wolverine y un Spider-Man.

Volviendo al Secret Wars original, déjenme contarles que ese “crossover” fue un evento sin precedentes, ya que bajo el pretexto de una batalla en un planeta extraterrestre entre los mayores héroes y villanos de la Tierra (y uno que otro alienígena), se logró colocar a todos los personajes más populares de Marvel dándose en la madre por 12 números. ¿Suena bien no? Pero, ¿es este un buen punto por donde entrarle a aquellos que no han leído un comic, pero han quedado fascinados con el Universo Cinemático de Marvel? Déjenme advertirles de entrada que eso no es así…

Si el Secret Wars parece que fue escrito por un niño de 8 años jugando con su colección de figuras de acción, es por que de cierta forma así fue ideado, ya que fue precisamente para vender figuras de acción que se creó el story arc. La competencia, Kenner, ya había asegurado los personajes de DC Comics, y aunque Mattel tenía a He-Man, decidió asegurarse de que si los super-héroes se volvían populares, ellos tendrían el pie en la puerta. Los estudios de marketing con niños demostraban que estos reaccionaban bien ante las palabras “guerras” y “secretas” y que estos pedían vehículos y bases así como una actualización de las armaduras de Iron Man y el Dr. Doom. Algo que resulta curioso es el hecho que muchas de las bases y vehículos que se podían comprar nunca aparecieron retratadas en el comic. ¿No es que nos hiciera falta un Doomcopter o Doomroller, ni nada por el estilo vrd?

En Deadpool’s Secret Wars de este año 2015 se explican muchas de la aparentes incoherencias del arco original, entre ellas, la existencia de estos “escudos secretos”.

El niño en cuestión, el objetivo en el mercado, es representado en el comic por una voz omnipotente e interdimensional que recibe el nombre de The Beyonder, un ser super-poderoso nunca antes visto que trata a Galactus (quien básicamente era Dios dentro del Universo Marvel), como una muñeca más de su juego. Este ser es el responsable de haber trasladado al planeta Battleworld a gran parte de los superhéroes de Marvel, entre ellos Spider-man, Hulk, los Vengadores (Capitán America, James Rhodes como Iron Man, Thor, Captain Marvel II, She-Hulk, Hawkeye y the Wasp), tres de los Cuatro Fantásticos (Mr. Fantastic, La Mole y La Antorcha Humana), los X-Men (el profesor X, Cíclope, Tormenta, Nightcrawler, Colossus, una recién reformada Rogue, Lockheed y Wolverine), y para sorpresa de todos, el bando de héroes también incluye a Magneto. Por el lado de los villanos, los únicos de importancia son Galactus y el Dr. Doom, pero si les da curiosidad se los enlistaré: Lizard Man, The Enchantress, The Absorbing Man, Dr. Octopus, The Molecule Man, Kang the Conqueror, Ultron, the Wrecking Crew (Bulldozer, Piledriver, Wrecker y Thunderball); eventualmente se les unirá Klaw y la primera aparición de dos creaciones de Dr. Doom: Titania y Vulcana, así como la segunda Spider-woman en el bando de los buenos.

Falta papá Doom, pero pueden darse una idea…

Así que una vez que ambos bandos están en el planeta de batalla, el Beyonder les hace saber que al bando que logre aniquilar al contrario, se le concederán los deseos que solo el Beyonder es capaz de cumplir. Los héroes otorgan el liderazgo a Captain America, a pesar de que para aquel entonces The Wasp era la líder de los Vengadores (ni me pregunten como…), Magneto arma un berrinche al no ser aceptado por gran parte de los héroes como camarada y pronto se marcha, al igual que los X-men que tienen un papel muy confuso y poco desarrollado en todo el arco. Por otro lado, los villanos pronto se reúnen alrededor de Dr. Doom, quien es en realidad la verdadera estrella de todo el arco. Galactus, casi todo-poderoso, permanecerá parado en una montaña por los primeros números, sin hacer mucho caso a lo que ocurre con los demás.

A partir de entonces comenzará una serie de batallas repetitivas, traiciones (¿o acaso no lo son?), ideas dejadas a medias y storylines completamente forzadas y netamente estúpidas. Realmente uno de los mayores problemas de Secret Wars es su extensión, ya que rellenar 12 números terminó siendo demasiado para el escritor principal Jim Shooter. Déjenme comenzar por lo peor: Un secuestro de The Wasp por parte de Magneto, en el que The Wasp eventualmente enamora a Magneto, hacen todo tipo de travesuras para luego revelar que la vengadora en realidad estaba espiando… Luego Dr. Doom logra infiltrarse en la nave de Galactus que fue llamada para darle fin al planeta y donde el villano se encuentra con Klaw, quien fuera convertido en sonido en una batalla previa con Dazzler. Klaw ahora parece estar un poco deschavetado, y pasa a convertirse en un tartamudo lamebotas y el único aliado en que Doom puede confiar. Klaw resulta ser muy molesto, pero no es nada en comparación con el asquerosamente inútil triángulo amoroso que surge alrededor de Zsaji, una alienígena de uno de los territorios traídos a Battleworld, que posee el don de curar a los heridos. Tras curar a Johnny Storm, estos entablan una relación, a pesar de que la tipa parece un gato con canas y ni siquiera habla el mismo idioma. La cosa solo se pone peor cuando los X-men deciden integrarse al bando de los buenos, Colossus es golpeado y sanado por Zsaji solo para quedar brutalmente enamorado de ella, cuando paneles antes pasaba llorando por haber dejado a Kitty Pryde en la Tierra. Colossus tiene el potencial para ser un personaje tan genial, pero acá es retratado como un bebé llorón, únicamente superado en fastidio por Zsaji.

Magneto! No! Solo lo está fingiendo… Sí… claro… Lamentablemente The Wasp ha sido uno de los personajes peor retratados en el comic.

Como les comentaba, Doom es lo más sobresaliente de la serie. Su maldad, astucia e inteligencia superior es evidente, más que todo cuando Galactus, tras haber sido derrotado por los héroes, consume su nave-planeta para acabar con todo este chiste de una vez por todas. Doom mientras tanto [MAJOR SPOILER WARNING], logra construir una máquina que canaliza la energía hacia él. Un poderoso Doom pasa a retar al Beyonder, y con dificultades, logra derrotarlo y obtener su poder. En ese momento, Doom se convierte en Dios. Esto tiene implicaciones interesantes, ya que Doom logra tener empatía y conciencia de lo que sienten los demás y da la oportunidad de que todo tenga un final feliz; “The war is over” expresa Doom al final de uno de los números, y a lo mejor pudo ser así, de no ser porque los héroes simplemente no se sentían muy tranquilos de que Doom como Dios no fuese a traer problemas.

En una secuencia interesante dentro de los primeros números, el muy poderoso, pero pobre en personalidad Molecule Man, quien tiene la capacidad de controlar todas las moléculas no vivas, demuestra su alta capacidad al arrojar una montaña completa sobre nuestros héroes. No queriendo arruinarles la storyline por completo, deberán leer para saber como salen de estos aprietos. Además, debo recalcar que el evento es importante pues es en este planeta donde Peter Parker se encuentra con el symbionte que le daría su traje negro y que eventualmente daría vida a Venom. Secret Wars a su vez marca la primera aparición de la segunda Spider-Woman y la inclusión de She-Hulk en los Cuatro Fantásticos en substitución de La Mole.

Obviamente esta de más de decir que el bien eventualmente triunfa, a pesar de por momentos todo fue oscuro. Tal como lo prometió Beyonder, los deseos de los héroes son cumplidos, sin embargo la estupidez de estos es muy evidente, aunque debo otorgar que sería el final del Universo Marvel si el Capitán América hubiese deseado la paz en vez de un nuevo escudo, o si Reed Richards hubiese deseado salud a su familia, entonces Sue no hubiese abortado el embarazo que le impidió formar parte de la batalla…

Pero bueno, eso es todo por hoy, déjenme contarles que tan solo meses después ocurriría la segunda Secret Wars, la cual no he leído, pero he escuchado es bastante peor, lo cual resulta evidente en el hecho de que lo que parecía convertirse en tradición fue descontinuado hasta este año 2015, cuando las Secret Wars serían interdimensionales y darían fin al universo Ultimate creado a principios de la década pasada. Déjenme concluir advirtiéndoles que si bien Secret Wars no es un lugar apropiado para empezar a leer comics, si es esencial de leer eventualmente, únicamente deben estar advertidos que la historia en sí no es muy buena.

No se pierdan la próxima entrega, donde muy probablemente estaré hablándoles de uno de mis comics preferidos de la edad de Plata de los comics, el Fantastic Four Annual # 1.

Anuncios

Un comentario

  1. […] La verdad es que de las tres opciones que figuraban en mi cabeza en aquel entonces, Venom era la más alejada del concepto de archienemigo (IGN coincidiría más o menos conmigo al nombrar a Venom #22, al Dr. en #28 y al duende en el #13 de los mejores villanos del comic de todos los tiempos). Tanto el Duende Verde como el Doc Ock, debutaron en los 60s, en los míticos años de Stan Lee y Steve Ditko y sus caminos se siguieron cruzando a través de los años, Venom en cambio, es un personaje relativamente reciente, haciendo su debut apenas en 1988 del guión de David Michelinie y Todd McFarlane, famoso creador de Spawn que recién comenzaba a trabajar con el Hombre Araña, superhéroe al que quedaría atado por su influencia sobre el personaje. El concepto de Venom es bastante original y se remonta a las Guerras Secretas, arco de toda la compañía que describimos a profundidad hace un par de años. […]

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s